¿Cuándo es conveniente realizarse un tratamiento de carboxiterapia?

Entre los métodos más efectivos para reducir el exceso de grasa en la piel se encuentra el tratamiento de  carboxiterapia. Este procedimiento consiste en aplicar dióxido de carbono (CO2) entre la piel y detonar la segregación de catecolamina, histamina y serotonina, las que permiten una dilatación vascular y relajan el tejido subcutáneo. Esto ocasiona el aumento del torrente de sangre y una mayor oxigenación en dicha zona y la reducción de grasa acumulada.

Las clínicas que lo aplican cuentan con aparatos que controlan la salida del gas a través de microinyecciones en las zonas que se desean tratar. Las sesiones pueden ser de diez a veinticinco según el tratamiento. Quienes se someten a este procedimiento deben nutrirse bien, no beber alcohol, ni fumar. Las sesiones se realizan de dos a tres veces por semana según las características del paciente.

Este tratamiento es muy efectivo para hacer desaparecer la celulitis, las cicatrices y las marcas de estrías. Hace que la piel luzca rejuvenecida, tersa y firme. Actualmente esta técnica es utilizada por hombres y mujeres por igual con excelentes resultados.

Se usa desde los años 30 en algunas zonas de aguas termales en Francia, es decir, está avalada por más de 80 años. Cuando se descubrió se aplicaba solo con fines médicos a quienes presentaban casos graves de varices, psoriasis y úlceras, y pronto se extendió a la medicina estética. Es un tratamiento facial y corporal seguro que no es doloroso y que evita el riesgo de la anestesia porque no se necesita para aplicarlo.

Usos de la carboxiterapia

Se utiliza para eliminar estrías y cicatrices, contrarrestar la papada doble, la celulitis, grasa localizada (lipólisis), para la reafirmación y adelgazamiento de brazos, para el moldeado de figura, padecimientos no estéticos, para el contorno de ojos, las ojeras oscuras y el rejuvenecimiento facial.

 

Usos de la carboxiterapia

 

En otros casos se usa para el pie diabético, para quienes padecen el síndrome de Reynaud, psoriasis, úlceras varicosas y para sanar quemaduras.

Una vez realizado el tratamiento la recuperación debe estar acompañada de otras terapias corporales como ultrasonido y mesoterapia. Todas en conjunto ayudan a que el paciente vea resultados en un periodo corto de tiempo.

Contraindicaciones de la carboxiterapia y riesgos de usarla

No todas las personas se encuentran en estado óptimo para someterse a este tratamiento. Por ejemplo, quienes padecen resfriados, asma o tienen problemas renales, cardiacos o hepáticos, deben evitar estas técnicas de reducción de grasa. Tampoco debe aplicarse a quienes padecen diabetes y cáncer.

Tampoco es recomendable que se aplique a mujeres embarazadas y a personas que quieran tratarse una zona en la que tienen algún tipo de infección. Por otro lado, hay quienes pueden ser más sensibles de la piel y presenten infecciones o hematomas después de la aplicación de la carboxiterapia.

Mitos de la carboxiterapia

No por ser una técnica sencilla puede ser aplicada por cualquier persona; siempre es necesario que un experto conduzca dicho tratamiento. Tampoco es cierto que aumenta el proceso de envejecimiento o que al someterse a este tratamiento el paciente se vuelva incapacitado para hacer ejercicio.

También te va a interesar: Tratamientos corporales en Medicina estética Bogotá

 

El tratamiento puede aplicarse a los párpados con buenos resultados. También es mentira que este tratamiento haga bajar de peso o que no sean necesarias las evaluaciones médicas después de su aplicación. No es cierto, como ya se mencionó, que sea un tratamiento exclusivo para las mujeres.

Conclusión

El momento ideal para hacerse una carboxiterapia es el que se adapta mejor a las necesidades de los pacientes, dependiendo qué quieran tratarse. Al ser una técnica avalada por más de 80 años y de bajo riesgo, si el paciente se encuentra en condiciones óptimas, ofrece múltiples beneficios.

2019-07-31T20:06:54+00:00 julio 24th, 2019|

Atención Inmediata

Escríbenos por WhatsApp
MÁS INFORMACIÓN?