¿Cuánto tiempo debe pasar antes del retoque de una mamoplastia de aumento?

Las cirugías plásticas con frecuencia son realizadas para que puedas mejorar tu autoestima, pues hacen sentir bien. También son realizadas para corregir un defecto físico, por enfermedades o para mejorar la apariencia después de un accidente, o situaciones que se pueden dar. Sin embargo, muchas de estas cirugías en ocasiones necesitan un retoque.

Retoque de las cirugías

Entre las cirugías plásticas que con frecuencia necesitan un retoque se encuentran:

  • La rinoplastia, del grupo de las cirugías faciales.
  • La liposucción, de las cirugías corporales.
  • La mamoplastia, cirugía de pecho.

Esto se debe a que en ocasiones el resultado del procedimiento no es el que tú esperabas o también la evolución de la cirugía no es la mejor, haciendo necesaria una cirugía correctiva.

La corrección, por lo general, se lleva a cabo usando anestesia local y busca modificar, entre otros, pequeños defectos como:

  • Asimetrías.
  • Pliegues.
  • Hundimientos.
  • Altura del implante.

También hay otras más complejas para realizar el cambio del implante, pero, aunque es posible una mejora de la cirugía, seguramente te surge una pregunta: ¿cuánto tiempo debe pasar para realizarte un retoque en tu mamoplastia?

Retoque de una cirugía de aumento de pechos

Lo primero que debes hacer antes de realizarte el retoque de una mamoplastia de aumento es esperar a que se estabilice la mama. Solo así se podrán valorar los resultados definitivos y esto puede tardar unos 6 meses como mínimo, después de la cirugía. Durante este tiempo, podrás ver el estado final de tu nuevo cuerpo, adaptarte a él y saber si estás satisfecha con tu apariencia final.

 

Retoque de una cirugía de aumento de pechos

 

Con más frecuencia, se dan los retoques de cirugía de mamoplastia para el cambio del implante. Este se lleva a cabo cambiando las prótesis actuales por otras, debido a varios factores, entre ellos:

1. Tus prótesis ya son muy viejas y su forma original se ha deteriorado, por ejemplo, en la formación de pliegues, dando un mal aspecto a tus pechos. También puede ser que por la antigüedad de los implantes se presente rotura.

2. El resultado de la operación no era el que tú esperabas, lo cual puede darse por una cirugía mal realizada o porque durante el proceso post operatorio no se siguieron los cuidados y las recomendaciones dadas por el cirujano.

3. Cambio del tamaño de tus prótesis, bien sea por una reducción o un aumento, dependiendo tu deseo. Si quieres tener unos pechos más grandes, quizá es porque sientes que los actuales no cumplen con tus expectativas, o puedes buscar unos más pequeños porque te incomoda el implante. En tal caso, puede provocarte dolores de espalda o mala postura.

4. La necesidad de una mastopexia, que es la intervención quirúrgica para levantar y remodelar las mamas. Se realiza cuando tus mamas sufren una caída bastante notable por el descolgamiento del implante, lo cual se puede dar una vez que has aumentado de peso tras la operación.

 

También te va a interesar: Mamoplastia de aumento: ¿Se pueden lograr resultados naturales?

 

Todos estos aspectos que hemos mencionado son los que puedes tener en cuenta a la hora de retocar tu cirugía. Un procedimiento que puede ser sencillo si es rutinario y planeado o, por el contrario, una cirugía compleja y laboriosa debido a situaciones como implantes rotos, necesidad de elevar la mama o por tener que cambiar el plano de la colocación de los implantes.

Si habías estado pensando en hacerte un retoque en tu cirugía y encajas en alguno de los casos mencionados, con los 6 meses cumplidos, puedes decidirte a visitar a tu cirujano de confianza para una nueva valoración y así quedar satisfecha con tu cirugía.

 

2019-11-01T15:09:03+00:00 octubre 24th, 2019|

Atención Inmediata

Escríbenos por WhatsApp
MÁS INFORMACIÓN?