Antes, durante y después de una lipectomía abdominal ¿Qué tener en cuenta?

No es una novedad el hecho de reconocer que nuestro abdomen es una de las partes del cuerpo más propensas a acumular grasas, pues tomos hemos sido testigos – o incluso hemos sufrido – de la popularmente llamada panza o de aquellos “rollitos” que desmejoran nuestra silueta.

Teniendo en cuenta lo común que pueden llegar a ser estas situaciones, los especialistas han trabajado para perfeccionar diferentes técnicas para restaurar el aspecto original y estético del cuerpo. Entre ellos, uno de los más reconocidos es la lipectomía abdominal, la cual se trata de la eliminación de los tejidos cutáneos y adiposos que se encuentran en estado flácido o que resultan excesivos, para luego modelar el tejido muscular y darle un aspecto tonificado y atractivo al abdomen.

 

 

Le puede interesar: ¿En qué casos se necesita una lipectomía abdominal?

 

 

Sin embargo, a diferencia de procedimientos más amigables con el organismo como la lipólisis láser, la lipectomía abdominal es considerada como una intervención mayor con cierto grado de complejidad dada su condición de trabajo adicional en pro de la obtención de una figura firme, y no solamente la eliminación de grasas.

En este orden de ideas, consideramos fundamental dar a conocer los aspectos que debe tener en cuenta antes, durante y después de una lipectomía abdominal con el objeto de reducir los riesgos y obtener los resultados deseados.

 

Condiciones para un candidato a lipectomía abdominal

Antes de acceder a una abdominoplastia, es fundamental concretar una consulta con un especialista, quien no solo le hablará sobre todo el proceso de la cirugía, la recuperación, posibles complicaciones y los resultados, sino que también ahondará en las condiciones previas que deben ser cumplidas.

Por medio de una serie de exámenes, se determinan puntos claves como, por ejemplo, los siguientes:

 

  • La condición física del candidato debe estar en un margen no mayor al 30% de su peso ideal.
  • El peso del candidato debe haber sido estable durante, por lo menos, 6 meses.
  • Contar con gran cantidad de tejido cutáneo en el abdomen y, asimismo, estar dispuesto a deshacerse de éste.
  • Es fundamental tener una piel sana, elástica y con buena tonalidad.
  • También es importante tener un estado emocional libre de variaciones severas.
  • Presentar debilidad muscular causada por la distensión de los músculos abdominales.
  • Evitar tener embarazos posteriores que puedan desmejorar los resultados del procedimiento.

 

Mantener una dieta sana antes y después

Al tratarse de una cirugía, el paciente debe llevar una dieta sana que le aporte los nutrientes necesarios al cuerpo para que su sistema inmunológico se fortalezca y, a su vez, promueva una recuperación pronta y adecuada. También es posible añadir suplementos multivitamínicos, pero es importante consultarlo con el especialista previamente.

Por otro lado, se recomienda evitar el consumo de vitamina E (encontrada en algunos aceites vegetales y frutos secos), pues ésta puede causar hemorragias y cicatrizaciones lentas.

 

Eliminar hábitos perjudiciales para la recuperación

Somos conscientes de cuán complejo puede llegar a ser dejar un hábito de la noche a la mañana, pero es necesario eliminar algunos como el cigarrillo. Se recomienda que, por lo menos, durante las tres semanas previas y posteriores a la lipectomía abdominal se suspenda el tabaco, pues éste causa daños en la coagulación de la sangre y la cicatrización, afectando el proceso y los resultados gravemente.

 

Estructurar rutinas deportivas

El ejercicio es una excelente alternativa para acelerar la recuperación, ya que un corazón sano acelera el metabolismo y refuerza al sistema inmunológico. De igual modo, ello evita que el paciente aumente de peso, aunque se mantenga en estado de reposo durante la recuperación. Es importante consultar a un especialista que le indique qué actividades son adecuadas durante el postoperatorio.

 

Considerar complicaciones médicas

El médico debe conocer de antemano el historial clínico del paciente, de modo que pueda establecer un plan de trabajo a la medida sus necesidades. Asimismo, es fundamental que el paciente sea consciente de todas las complicaciones que, aunque no son muy frecuentes, pueden aparecer a lo largo del camino. De modo que, de ser necesario, contacte inmediatamente al especialista.

 

Consumo de medicamentos recetados

Consulte con su médico sobre el consumo de vitaminas y suplementos antes y después de la abdominoplastia. Aunque normalmente estamos expuestos a sustancias benéficas para nuestro organismo, luego de una cirugía éstos pueden afectar la recuperación y los resultados. Por lo que se recomienda consumir únicamente los medicamentos prescritos por el especialista y, asimismo, suspender el consumo de los que puedan promover complicaciones posteriores.

Antes, durante y después de una lipectomía abdominal ¿Qué tener en cuenta?
Califica Nuestros Servicios
2019-02-26T21:55:19+00:00

Atención Inmediata

Escríbenos por WhatsApp
MÁS INFORMACIÓN?